SOLICITA UNA CITA
 
COMPRAR PRODUCTOS O SERVICIOS
 
DESPERTAR EN LUZ 46
Soy responsable de lo que veo. Elijo los sentimientos que experimento y decido el objetivo que quiero alcanzar. Y todo lo que parece sucederme yo mismo lo he pedido y se me concede tal como lo pedí. (UCDM).
 
 
Sobre mí | Escuela Abierta | Escritos | Lecciones Diarias de UCDM | Terapias y Talleres | Próximas Actividades | Comprar Terapias, Talleres y Homelight | Contáctame
Entregas
Entrega N° 1
Entrega N° 2
Entrega N° 3
Entrega N° 4
Entrega N° 5
Entrega N° 6
Entrega N° 7
Entrega N° 8
Entrega N° 9
Entrega N° 10
Entrega N° 11
Entrega N° 12
Entrega N °4

Todas nuestras creencias son producto de pensamientos que la mente elabora. Si nos damos cuenta de la cantidad de pensamientos que fabricamos cada segundo, veremos que somos muy prósperos en esa tarea. Los pensamientos ocupan nuestra mente durante todo el día y se reproducen en millones de ellos sin darnos cuenta siquiera que soy yo mismo quien los “elabora”. Si nos dedicamos por un momento a observar los pensamientos que afloran de la mente veremos que un gran número de ellos son para preocuparnos, criticarnos, ofendernos, asustarnos y cualquier ataque hacia el propio pensador y muy pocos o ninguno de amor, agradecimiento, aceptación, seguridad.

Podemos ver claramente al menos una cosa: la mente que genera nuestros pensamientos no nos quiere. Siempre trata de que estemos agraviados, con miedo, desconfiando de nuestros semejantes, preocupados por la supervivencia del cuerpo que esa misma mente maneja. ¡Cuidado¡ allí mismo parece estar la trampa de esa mente que identificamos como nuestra. Hace que vivamos siempre angustiados por cuidar al cuerpo que ella misma no puede proteger y por lo tanto, al sentirse tan vulnerable culpa a cualquier cosa externa de sus situaciones desagradables.

Esto es doblemente grave si sabemos que los pensamientos son la orden que damos al universo para que se realicen nuestros deseos en las escenas que visualicemos. Entonces la “Trampa” se torna muy peligrosa como la vida que llevamos: siempre deseando amor, paz y seguridad y PENSANDO y por tanto CREANDO todo lo contrario.

La trampa del ego, como llamamos a la mente cuyo representante es el cuerpo, es elaborar pensamientos que conlleven al cuerpo a morir para lo cual fue creado por ella. Esta mente trata de conspirar cada instante haciendo que nos sintamos deprimidos, escasos, insignificantes, enfermos y muchas clases de muerte que inventa hasta llegar a ver el cuerpo en cenizas.

Este escenario puede cambiar totalmente. Como veras ese “enemigo” lo manejas TU. Es tu mente y no esta fuera de ti, solo tienes que tomar la decisión y el cambio es inmediato.

 Un abrazo y hasta la próxima entrega

antoniadoctorm@gmail.com
Sobre mí | Escuela Abierta | Escritos | Lecciones Diarias de UCDM | Terapias y Talleres | Próximas Actividades | Comprar Terapias, Talleres y Homelight | Contáctame

Copyright © 2014. Antonia Doctor Manzano